Reseña histórica de Tandil por HUGO NARIO

Estás caminando sobre 2.500 millones de años geológicos, que es el tiempo en que se formaron estas sierras. Si el Genio que servía a Aladino, con uno de sus mágicos gestos, pudiera apartarte toda la tierra hasta descubrir su pie, comprobarías que te encontrás a una altura de 8000 metros.

Durante 900 millones de años, el espacio fue cubierto por las aguas del mar. Cuando se fueron, infinitos Pamperos soplaron desde la Patagonia y cubrieron con toscas, granzas y polvos -el loess pampeano- buena parte de sus faldas. Las lluvias -también infinitas- produjeron el milagro verde de su cobertura edáfica.

Pero también estás caminando sobre la Historia.

Cuando -unos diez milenios atrás- los primeros hombres procedentes del Asia, en agotadoras migraciones de norte a sur, llegaron a estas serranías, aún moraban Gliptodontes, Smilodontes (tigres-sables) Megaterios y Mamuts, los últimos grandes mamíferos del Cuaternario, mientras iban haciéndose espacio, como nuevos habitantes, guanacos, zorros, huemules, águilas, liebres patagónicas (maras), ñandúes y chajáes. Y después que los españoles fundaron Buenos Aires, también vacas y caballos, que de mansos que eran se tornaron cimarrones y recorrieron libremente las pampas hasta aquí.

En muchas de estas cuevas, habitaron cazadores pacientes, hicieron fuego, comieron, vivieron, amaron y tuvieron hijos. Ya en tiempos tardíos, nuevas tribus procuraron oponerse con sus lanzas a la empecinada voluntad del blanco por desalojarlos.

A fines del siglo XIX, ya no había indios en estas sierras, pero sí diestros italianos, eslavos y españoles -los picapedreros- que transformaron muchas de las rocas que faltan, en adoquines, cordones, granitullos y bloques con los que se empedraron muchas de las calles de la República, Buenos Aires incluída.Todo eso te acompaña, viajero amigo, cuando caminás las sierras tandilenses.

 

Hugo Nario

HUGO NARIO "Escritor bonaerense con asiento en Tandil, donde ejerce el periodismo y la docencia. Entre sus obras se encuentran: Tata Dios; Los Crímenes del Tandil; Bepo, vida secreta de un linyera, Mesías y Bandoleros Pampeanos; Tandil Historia Abierta; Los Picapedreros. Indaga profundamente en la sociedad argentina, a partir de la realidad regional o lugareña, y en la búsqueda de la universalidad de sus raíces. Eso ha permitido que sus obras, nacidas a partir de hechos inmediatos y concretos, profundicen en las complejas relaciones humanas, en la relación de fuerzas económicas y sociales, en el acontecer del hombre con su medio físico, y con los factores históricos, cuya sumatoria provee un original enfoque generalizador."